Ciclo menstrual: menstruación, ovulación y búsqueda de embarazo

El ciclo menstrual es un proceso natural que experimentan las mujeres en edad fértil. Conocerlo y entenderlo nos da muchísimas herramientas para comprender nuestra fertilidad, planificar o prevenir un embarazo y detectar problemas de salud reproductiva.

El ciclo menstrual generalmente dura alrededor de 28-30 días, aunque puede variar de una mujer a otra y de un ciclo a otro. Se considera que un ciclo menstrual es regular cuando dura entre 21 y 35 días.

Todos los cambios que experimenta la mujer durante el ciclo menstrual suceden con el objetivo de preparar al cuerpo para un posible embarazo.

Fases del ciclo menstrual:

El ciclo menstrual es controlado principalmente por hormonas, y se divide en 4 fases:

Fase menstrual:

El ciclo comienza con la menstruación, que es la eliminación de la capa que recubre el útero (endometrio). Este desprendimiento del endometrio se da cuando no hubo implantación embrionaria. Esto ocurre debido a la disminución de los niveles de 2 hormonas: estrógenos y progesterona. Generalmente la menstruación dura entre 3 y 7 días.

Fase folicular, proliferativa o preovulatoria:

Después de la menstruación, comienza la fase folicular, durante la cual los ovarios comienzan a prepararse para liberar un óvulo. En esta etapa, la hormona folículo-estimulante (FSH) estimula el crecimiento y desarrollo de varios folículos ováricos que contienen óvulos en diferentes estadios de maduración. Estos folículos producen estrógeno y ayudan a engrosar el endometrio para una posible implantación de un óvulo fecundado, además de formar un moco cervical más elástico y acuoso para favorecer la entrada de los espermatozoides.

Ovulación o fase ovulatoria:

Aproximadamente en la mitad del ciclo menstrual, alrededor del día 14 en un ciclo de 28 días, se produce la ovulación. La hormona luteinizante (LH) alcanza un pico máximo y desencadena la liberación del óvulo maduro del folículo ovárico. Este óvulo sale del ovario y se dirige hacia las trompas de Falopio donde puede ser fecundado por un espermatozoide si hubo relaciones sexuales sin protección. La vida media de un óvulo una vez liberado en la ovulación es de 24 horas. Si el óvulo no es fecundado, se comienza a degenerar y es reabsorbido por el sistema inmune.

Fase lútea, secretora o postovulatoria:

Después de la ovulación, el folículo ovárico vacío se convierte en el cuerpo lúteo y produce progesterona en preparación para el embarazo. La progesterona ayuda a mantener el endometrio engrosado y listo para la implantación de un embrión. Si no se logra embarazo, los niveles de progesterona y estrógenos disminuyen, esto provoca la desintegración del cuerpo lúteo y el inicio de la siguiente menstruación (fase isquémica del ciclo menstrual). Si se logra embarazo, el cuerpo lúteo produce estrógenos y progesterona hasta la semana 8 de embarazo.

Durante el ciclo menstrual, pueden ocurrir varios cambios:

  1. Temperatura corporal basal: Después de la ovulación, durante la fase lútea, la temperatura corporal basal de una mujer puede aumentar ligeramente debido al aumento de la progesterona. Esto se puede medir con un termómetro. Uno de los controles que se pueden hacer para saber cuándo ocurre la ovulación, es ir midiendo la temperatura corporal durante todo el ciclo menstrual. Aunque hay que tener en cuenta que el aumento de la temperatura va a ocurrir después de la ovulación.
  2. Cambios en el flujo vaginal: El flujo vaginal puede cambiar de consistencia y cantidad durante todo el ciclo menstrual. Después de la menstruación, el flujo suele ser escaso, pero se vuelve más claro, ligero y elástico (aspecto de clara de huevo) durante la ovulación, lo que facilita el movimiento de los espermatozoides hacia el óvulo. Si una mujer quiere saber cuándo está ovulando, puede ir controlando su flujo vaginal para ir observando estos cambios.  

Ovulación: ¿Qué días del ciclo soy fértil?

La ovulación ocurre en promedio 14 días antes del siguiente período. No siempre ocurre en el día 14, puede haber un rango de 10 a 16 días. No siempre es sencillo predecir el día de la ovulación. La ovulación ocurre cuando el óvulo se libera de su folículo ovárico, sale del ovario y se dirige hacia las trompas de Falopio. Una vez liberado del ovario, su vida media es de solo 24 horas, es decir, que tendrá solo 1 día para ser fecundado. Hay que tener en cuenta que los espermatozoides pueden permanecer entre 2 y 5 días dentro del tracto femenino y con capacidad de fecundar.

¿Cuáles son los días de mayor fertilidad de una mujer?

Sabiendo esta información, se puede decir que el día de la ovulación es el día donde el óvulo está más disponible para ser fecundado, pero hay que tener en cuenta que los espermatozoides pueden tardar entre 30 minutos y 12 horas en llegar al óvulo por todas las barreras anatómicas, inmunológicas y de Ph que tienen que atravesar. Por lo tanto, los días previos a la ovulación y las 24 horas post ovulación también son considerados días fértiles.

Consejos para la búsqueda de embarazo espontáneo

Identificá tus días fértiles

Si estás buscando embarazo de manera espontánea, la primera recomendación es aprender a identificar los días fértiles dentro del ciclo menstrual y confirmar que estás ovulando. Esto se puede hacer midiendo la temperatura basal, observando los cambios en el flujo vaginal, utilizando Test de ovulación y/o mediante controles hormonales. Algunas mujeres durante la ovulación pueden experimentar sensibilidad mamaria, dolor, distención abdominal leve y aumento del deseo sexual. También hay que tener en cuenta si los ciclos son regulares o irregulares para aprender a identificar correctamente las distintas fases del ciclo menstrual. No todos los ciclos menstruales duran 28 días como normalmente se escucha. Esto puede variar de mujer a mujer e incluso de un ciclo a otro. Si los ciclos menstruales son muy irregulares quizás sea necesaria la ayuda de un profesional para identificar los días fértiles.  

¿Cada cuánto es recomendable tener relaciones sexuales?

La segunda recomendación es no mantener relaciones sexuales todos los días previos a la ovulación para darle la posibilidad a los espermatozoides a que se regeneren y que haya suficiente cantidad en el eyaculado, y tampoco es recomendable mantener abstinencia sexual hasta el día de la ovulación ya que la abstinencia puede reducir la calidad espermática.

Mantener relaciones sexuales sin protección cada 2 o 3 días durante los días previos a la ovulación y el día de la ovulación puede aumentar las posibilidades de embarazo. Hay que saber igualmente que lograr un embarazo espontáneo puede llevar tiempo, aunque seas joven y no tengas problemas de fertilidad: la tasa de embarazo espontáneo entre los 20 y 29 años es del 20 al 25%. Desde los 30 hasta los 35 años, el porcentaje disminuye al 15%. Entre los 35 y los 39 años, el porcentaje es del 10%. A los 40-42 años puede ser del 5%. Y pasados los 43 años es menor al 3%.

En resumen, el ciclo menstrual femenino es un proceso complejo controlado por hormonas que implica cambios en el útero, los ovarios y otros sistemas del cuerpo. El entendimiento de este ciclo puede ser útil para comprender la fertilidad, planificar o prevenir el embarazo, y detectar problemas de salud reproductiva.

Comparte esta publicación:

Publicaciones relacionadas

Suscribite al Newsletter